Escuchar en línea
 
 
QR Code

Tsai Ing-wen envía una carta al Papa Francisico en el Día Mundial de la Paz

2018-01-12
  • Tsai Ing-wen

    Tsai Ing-wen

    Foto de archivo: CNA

La presidenta Tsai Ing-wen envió una carta al Papa Francisco en el Día Mundial de la Paz. En su escrito, Tsai instó a todos los países del mundo a no considerar como una amenaza la visión global del fenómeno de la migración, sino como una oportunidad para construir un futuro pacífico. Tsai siempre ha conocido la opresión de los inmigrantes y los refugiados por las noticias, pero a través de la misiva ha podido expresar su visión sobre el tema. También resaltó la admiración que siente por el Papa.

 

Tsai señaló que tal como dijo el Papa, muchos inmigrantes a menudo salen de sus países por desesperación y deben aventurarse a abandonar sus hogares porque sus países no les han brindado una oportunidad segura de supervivencia y desarrollo. En este sentido, los taiwaneses en particular pueden sentir empatía hacia estas situaciones ya que revisando el proceso histórico de la isla se pueden constatar historias de sangre y lágrimas de los inmigrantes que llegaron a estas tierras.

 

Tsai dijo que Taiwán históricamente era habitado por austronesios en sus primeros años. La primera ola migratoria a gran escala comenzó hace unos 300 años. Los primeros chinos que se abrieron paso a través del Estrecho de Taiwán, comúnmente conocido como la "zanja negra", vivieron bajo situaciones de pobreza extrema. La segunda ola de inmigración ocurrió en 1949, debida a la guerra civil china, que provocó que alrededor de 2 millones de personas se vieran obligadas a huir hacia Taiwán. Como sociedad de inmigrantes, los conflictos étnicos y los conflictos ideológicos en Taiwán son cuestiones inevitables. Sin embargo, como Taiwán ha experimentado una difícil transformación democrática, es ahora un país modelo para Asia por su democracia y su libertad. A través de los mecanismos democráticos, las voces de los diferentes grupos étnicos pueden expresarse libremente. Tsai enfatizó que en Taiwán también se garantizan los derechos humanos fundamentales, como la libertad de religión y la seguridad personal.

 

En respuesta al llamamiento del Papa, Taiwán también ha contribuido activamente al problema internacional de los refugiados al contribuir a la financiación a largo plazo de los campos de refugiados de zonas en conflictos de Oriente Medio así como también, en campamentos de refugiados en Tailandia.

 

RTI